jueves, 25 de febrero de 2016

La moda del contouring



Cuando comencé mi formación como maquilladora allá por el siglo pasado, mi profesora Anuska (que entonces era una niña y ahora es una señora estupenda) nos descubrió los secretos para revelar la verdadera belleza de un rostro (maquillaje social y de audiovisuales) o para esconder y desfigurar todos sus rasgos (fantasía y caracterización). Llegados a este punto, todas habíamos visto en algún momento una técnica que nos llamaba la atención, consistía en utilizar bases de diferentes tonalidades para reestructurar los volúmenes faciales: hundir pómulos, acortar barbillas, destacar mejillas …etc. Instamos a nuestra profesora a que nos enseñara tan novedosa técnica y ella que siempre estaba dispuesta para aclarar dudas, nos dio todas las indicaciones para ubicar los pegotes de maquillaje estratégicamente. Entonces llegó la gran revelación: “-Esta es una técnica de caracterización, se utiliza en fotografía, cine o televisión desde hace muchos años“. Aclaradas nuestras dudas dejamos la técnica “del pegote” para dar rienda suelta a nuestros trabajos de fantasía y seguimos aplicando los distintos tipos de maquillaje con toda la delicadeza del mundo para los trabajos que se admiran en las distancias cortas.
Así que ya veis, si en los noventa el contouring ya era antiguo imaginad mi sorpresa al ver la locura desatada en las últimas temporadas, tanto que se buscan nuevos términos para definirlo dependiendo de la zona en la que se utilice (mira en Vogue) .
Personalmente, me gusta sacar a la mujer que no se ve a simple vista, a esa que piensa que es del montón cuando tiene los ojos más bonitos del mundo. Siempre les digo a mis clientas :”-De donde no hay no se saca…” y lo creo de verdad, a veces resaltar unos labios o iluminar una mirada hace que el estado de ánimo de la persona cambie y esté dispuesta a ver lo que realmente es, un bellezón.
Es por eso que hasta ahora he ignorado una moda que como todas supongo será pasajera, pero reconozco que me ha llenado de alivio leer la opinión de algunos grandes maquilladores también esta vez en la revista Vogue y reconocerme en sus palabras (salvando las distancias, por supuesto). No me mal interpretes, me parece estupendo que el público siga todas las modas y tendencias del mundo mundial, que las comparta en las redes y que sea feliz emulando a la famosa de turno, pero como maquilladora necesitaba dar mi opinión estrictamente profesional, que una cosa es seguir las tendencias a pies juntillas porque te divierte y otra muy distinta que como experta te quieran hacer comulgar con piedras de molino.
Como os iba diciendo, que yo no lo haría, pero si os divierte utilizar la técnica “del payaso” o la de “la mariposa” para momentos especiales me parece perfecto,   para gustos los colores a Dios gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada